¡Decimos adiós a las devoluciones gratuitas!

Cada transporte de cada paquete lleva asociadas emisiones de gases de efecto invernadero. Una devolución supone el transporte de vuelta de un paquete que ya hizo un viaje de ida. Y si a estos viajes le sumamos los que no se ven como el viaje de origen del producto que pudo venir en exclusiva de un cento de distribución y antes, de fábrica a este centro de distribución. Y que en los viajes intermedios ha pasado por varios centros logísticos y ha hecho parada en un par de delegaciones de los transportistas en cada transporte. Estos suman muchos transportes por cada producto enviado y devuelto.

También cada transporte tiene otros costes secundarios como son los embalajes que acaban generando basura, las etiquetas de papel impresas en cada viaje, la energía utilizada en las impresoras, ordenadores, cintas transportadoras, PDAs, móviles… Los trabajadores que intervienen en toda la cadena que en muchos casos no tienen las mejores condiciones.

Y más allá del coste medioambiental y las emisiones de CO2, estaría el coste económico que supone asumir el importe de cada transporte. El coste de tiempo para gestionar cada devolución. Y el coste del esfuerzo para mover un producto fabricado en un punto muy lejano hasta el punto final donde se entrega al cliente.

Desde nuestro punto de vista, es mucho el coste de un producto devuelto.

Creemos que es importante ejercer una compra más inteligente y responsable. Por ello, evitar las compras impulsivas e irresponsables y relegar la idea de que una compra no tiene ningún coste.

No sabemos cual es el método correcto para poder gestionar las devoluciones. Pero sí que hemos descubierto después de 10 años que ofrecer devoluciones gratuitas no está ayudando a crear un método de compra responsable. Si no que, por el contrario, está creando unas dinámicas de compra irreflexiva donde cada vez hay menos compromiso al hacer click en el botón de comprar. Ya que hacer click en Comprar es tan fácil como hacer click en Devolver.

No queremos vender menos pero sí con más responsabilidad. Sabemos que muchos menos clientes nos elegirán a la hora de comprar, pero que aquellos que lo hagan comprarán aquel producto que realmente quieran y necesiten. Y que se tomarán todo el esfuerzo y tiempo necesario para acertar con su elección.

Y si no se acierta, responderemos todos juntos para que en la siguiente ocasión así sea.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.